En la entrevista… ¡sed sinceros!

Hay un dicho que dice: “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo“. En las entrevistas de trabajo también se aplica esa máxima.

361

Hay ofertas de trabajo en las que nuestros perfiles no encajan por mucho que mintamos en el CV o en la propia entrevista. En el fondo, no nos hacen ningún bien. Ni para la empresa ni para el candidato. Pongamos por ejemplo un clásico: saber inglés.

En el mismo momento en que una empresa te pregunta si sabes el idioma, normalmente implica que esa compañía puede ser internacional, tiene clientes que solo hablan el idioma o trabajadores internacionales con los que es necesario hablar en ingles. Cuando empiece la entrevista en inglés, ¿qué vais a hacer? En ese mismo momento en que no tengáis el nivel de inglés que dijisteis, quedaréis retratados. No solo lo pasaréis mal, haréis perder el tiempo a la empresa y os habréis cerrado una puerta de por vida.

Cuando hacemos una entrevista (como reclutadores) sabemos que hay unas skills que son imperdonables, que si no se tienen ese candidato se descarta. Hay otras, por el contrario, que si no se tienen no pasa nada. ¿Sería mejor tenerlas? Probablemente sí pero no son excluyentes. Por lo que es mejor decir “tengo el idioma demasiado oxidado ahora para mantener una conversación pero lo incluiré en mis prioridades el volver a hablarlo si la empresa así lo necesita”. Y esto sirve en caso de que estés convencido que quieres ponerte de nuevo a estudiar inglés. Si no te apetece… ¿para qué decirles que sí? Sabes que luego te lo van a exigir.

Y si no tienes ni papa de inglés, asúmelo, reconócelo y propónte estudiarlo si es lo que, para tu carrera profesional, necesitas porque todas la ofertas lo solicitan.

Conclusión: di la verdad respecto lo que sabes y no sabes hacer y respecto lo que estás dispuesto a aprender o hacer y lo que no. Te harás un favor a ti mismo y a la empresa en la que intentas entrar.

Publicat dins de Irene | Envia un comentari

Cosas que se deberían mejorar en los procesos de selección.

Tras estos meses buscando trabajo y enviando mi CV a las empresas en las que considero que mi perfil encaja y que puedo aportar valor… reafirmo con mi experiencia tres cosas a las que seguir teniendo en cuentaUOZC_seleccion_de_personal para mejorar:

1. Los procesos son lentos. Para alguien que no tiene trabajo y deposita su ilusión en una oferta, el proceso en el que envías tu CV, un responsable de selección lo lee y ocurre algo, pasa bastante tiempo.

Lo confirmo. Cuando empezamos un proceso de selección en una empresa (he sido reclutadora en InfoJobs) hay que tener en cuenta dos cosas: probablemente el reclutador no se dedique exclusivamente a esa oferta de trabajo y que, normalmente, en los procesos de selección hay más gente implicada que dificulta la agilidad. (La combinación de agendas a veces es imposible, os lo aseguro).

No obstante, por el lado del candidato (y además si se es impaciente como una servidora), se puede vivir ese tiempo en diferentes estados anímicos. Una de las cosas que agradezco del portal de InfoJobs es que te avisan si el responsable ha leído tu CV o no. Cosa que por ejemplo LinkedIn no hace. Perooo… (Siempre hay un pero) que aquí viene con el segundo punto.

 

2. ¿Me han descartado?. Tras enviar varios CV’s me pregunto muchas veces que pasa con aquellas ofertas que hace meses que me interesé por ellas… ¿no encaja mi perfil? ¿Me han descartado?. Está en la mano del reclutador avisar a las personas y decir si están dentro del proceso o no. Como mínimo para que no sigan generando unas expectativas no correspondidas y centren su atención en otros procesos.

Sé de primera mano que InfoJobs ofrece la posibilidad a las empresas de enviar un email a los candidatos para descartarlos. No sé de qué porcentaje podríamos hablar pero la mayoría de las empresas no descartan a los candidatos y ni les avisan cuando están descartados por la razón que sea. LinkedIn por ejemplo, tampoco lo ofrece aunque con la nueva app de trabajo que han lanzado puede que haya mejorado.

Siendo yo reclutadora esa era una de mis máximas: avisar siempre a los candidatos como mínimo con un e-mail standard para indicarles que no continuaban en el proceso. Las pocas veces que he visto que mi candidatura no era la elegida, ha coincidido que eran las empresas de selección (no la empresa final) la que no avisa. Confío en que es por el gran volumen de CVs que manejan o que posiblemente esa oferta no sea real y solo quieran conseguir candidatos. No obstante, para mi eso no exculpa.

Y la última:
3. ¿Por qué me descartan?. Hace tiempo participé en un proceso de selección en el que cual finalmente me descartaron. Me envió un e-mail directamente uno de los que trabajan en el departamento de RRHH. Al ver que era un e-mail de una persona física lo primero que hice fue agradecer que se tomaran la molestia avisarme y luego decidí enviar otro para preguntar.

La oferta me interesaba mucho y no sabía qué había fallado para no encajar. Quería saberlo para poder mejorarlo en caso de que estuviera en mi mano el poder hacerlo. Nunca más recibí respuesta de ese email y decidí que en esa empresa no trabajaría. ¿La razón? La persona de RRHH es la que da la imagen externa de la compañía, la que defiende los valores que en ella se rigen, la que debe encontrar al mejor talento… ¿y así lo tratan?. Todos los candidatos tienen talento, o normalmente, pero no todos encajan en lo que la empresa busca. Atraer y tener el mejor talento es lo que destaca en las empresas punteras. ¿Qué pensaría un posible candidato de la empresa si no le contestan? Esa tampoco es buena imagen.

También, como personas dedicadas a RRHH, está en nuestra mano ayudar a las personas en la medida en la que podamos, aunque no trabajen en nuestra misma empresa. Si más no… ¿cuál es la máxima de alguien de RRHH? Las personas… o al menos así debería ser.

Publicat dins de Recursos Humans | Envia un comentari

El reclutador es reclutado

Hace unos meses dejé la compañía en la que estaba y, ahora, justamente soy yo la que está buscando trabajo y haciendo entrevistas con personas de mi mismo campo.

Tras tomar la decisión de dejar la compañía, empezó una carrera maratoniana para poner a punto mi CV. Tantos años trabajando y habiendo cambiado de puestos de trabajo por contactos, mi CV estaba más anticuado que los vinilos que encontré en casa haciendo limpieza.

Hice varios ejercicios previos a mi decisión y otros tantos posteriores. Os los describo a continuación:

1. Cuando estaba tomando mi decisión de dejar la empresa donde trabajaba, debía pensar hacia donde quería dirigir mi futuro profesional. Normalmente, cuando una persona cambia de trabajo es porque busca otras cosas en el siguiente. Al menos, ese era mi caso. Lo único que debía hacer era ver qué cosas echaba de menos en mi puesto actual, ver hacia donde debía enfocar mi futuro y decidir (hablando también con mi manager) si la compañía en la que estaba me podía ofrecer todo aquello que buscaba.

Una vez decides que no, debes empezar a pensar: ¿Cuál será mi siguiente empresa?

2. Tras dejar la empresa, hice un ejercicio en el que valoré si el área de recursos humanos era lo que quería seguir haciendo o bien debía cambiar mi perfil o enfocarlo a otras funciones. Valoré todas las funciones y el valor que aporta una persona de recursos humanos en una empresa y decidí que aún me quería dedicar a ello. “Me gusta este trabajo, tengo mucho que aprender y mucho que aportar a las compañías donde trabaje” me dije. Por lo que hice otro ejercicio…

3. Hice una lista de todas las tareas (a grandes rasgos) que una persona de recursos humanos debe realizar en una empresa. En las columnas puse los valores: a 3 meses, 6 meses y un año. Y fui seleccionando todas aquellas tareas que veía que quería realizar en esos períodos de tiempo. Por ejemplo: una de las tareas básicas de una persona de RRHH es la selección. Solo debía pensar si quería hacer selección en los próximos 3 meses. Si mi respuesta era no, estaba claro que no iba a buscar ofertas de trabajo en las que enfocaran esa posición solo al reclutamiento.

Y así sucesivamente, hasta que supe describir el tipo de oferta a la que me quería presentar y donde me veía en un año.

4. Ahora me quedaba escoger empresa. Si, lo habéis oído bien: “escoger empresa”. Una de las cosas que aprendí trabajando en InfoJobs es que la cultura, el ambiente en el que trabajas, es muy importante para uno mismo y para los resultados de la compañía. Y lo más importante, desde RRHH era viable hacer que eso fuera posible. Por lo que solo podía escoger dos tipos de empresa: las que ya tenían ese tipo de cultura y solo hacía falta seguir alimentándola y hacerla crecer o bien otra en la que yo pudiera hacerla crecer. De ahí que me fijara en empresas como King, Gameloft, Trovit, Softonic… o sobre todo las start-ups donde también me gustaría crecer como Appszoom, Mr. Wonderful o DegustaBox que he conocido a través de LinkedIn.

5. El último paso que hice, obviamente, fue rehacer mi CV. No os penséis que fue tarea fácil. Intentar resumir toda tu experiencia sin ocupar demasiadas páginas y no parecer que escribes demasiado… es difícil. El ejercicio que hice fue imaginarme la estructura de mi CV. Debía tener 3 partes principales: una entrada o carta de presentación en la que contar un poco sobre mí, las principales tareas que realizaba en cada posición y uno o dos logros de los cuales yo me sintiera satisfecha. Y así lo hice.

Tras estos meses, cada día se me ocurre una cosa que no he puesto y que considero importante. Casi cada semana hago cambios para ajustarlo y mejorarlo. Y cada día reviso las páginas de empleo para encontrar aquél trabajo que se ajuste a lo que busco.

Publicat dins de Recursos Humans | Envia un comentari

Perfil público en Infojobs

Para todos los que me leéis de vez en cuando quería haceros partícipes de esta nueva idea que han lanzado en Infojobs: ya puedo tener mi propio CV público para todo aquél que quiera conocerme profesionalmente hablando.

Esta acostumbra a ser mi carta de presentación cuando hago cualquier entrevista. No obstante, para poder publicarlo, lo he actualizado de forma básica pero con los datos más relevantes. Cuantos más datos ponga, ¡mucho mejor! Estoy haciendolo poco a poco pero no me quería esperar más para daros a cononcer esta gran idea.

A mi parecer la estructura es muy clara, sencilla y de fácil lectura. La verdad es que como responsable de RRHH puedo encontrar fácilmente la información que busco en un candidato.

Ahora, ¡eso sí! No hagáis como yo y ¡actualizadlo! Esta va a ser vuestra carta de presentación en una entrevista y, ya que por sí solo tiene un formato muy profesional, serio y sencillo, solo falta que el contenido no esté a la altura… ¬¬

Así que, entrad, actualizad vuestro CV y activaros el perfil público. Los lo de RRHH os lo agradeceremos tooooooda la vida :) No sabéis lo complicada que llega a hacerse una selección cuando el CV del candidato no está actualizado…

Aquí os dejo el mío:

http://www.infojobs.net/irene-molins-vizcaino.prf

¿Y el vuestro?

Publicat dins de Recursos Humans | 4s comentaris

Un poquito de Gabriel García Márquez

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría mas, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan, y ¡cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma.

Dios mío, si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que les ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos…

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida… No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse!

A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres… He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montana, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por vez primera, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.

Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo”.

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma. Si supiera que ésta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más.

Si supiera que ésta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente.

Si supiera que éstos son los últimos minutos que te veo diría “te quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero y que nunca te olvidaré. El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser a última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un ultimo deseo.

Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles “lo siento”, “perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces. Nadie te recordara por tus pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos. Demuestra a tus amigos cuanto te importan.

Publicat dins de Irene | 1 comentari

El grano de café

Este es uno de los textos que nos pasó María Antonia en el curso de la Gestión de los recursos humanos en tiempos de crisis: “El grano de café”.

Una hija se quejaba con su padre acerca de a vida y se lamentaba de que las cosas no le salían bien. No sabía cómo hacer para seguir adelante pues sentía desfallecer y se iba a dar por vencida. Estaba cansa de luchar u luchar, sin obtener ningún resultado. Parecía que cuando se solucionaba un problema aparecía otro.


Su padre, un chef de cocina, la llevó al ligar de trabajo. Allí tomó tres ollas con agua y las colocó en el fuego. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo.

En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Dejó hervir las tres ollas. Sin decir una palabra, solo miraba y le sonreía a su hija mientras esperaba. La hija esperó impacientemente, preguntándose que estaría haciendo su padre.

A los 20 minutos el padre apagó el fuego. Sacó los huevos y los colocó en un recipiente, sacó las zanahorias y las puso en un plato y finalmente, colocó el café en un tazón.
Mirando a su hija le dijo:

– Querida, ¿Qué ves?
– “Huevos, zanahorias y café” Fue su respuesta

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera, después de quitarle la cáscara, observó que el huevo estaba duro. Luego le pidió que probara el café, ella sonrió mientras disfrutaba de una exquisita taza de la deliciosa bebida. Sorprendida e intrigada la hija preguntó:

– “Que significa todo esto padre?”

Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: ¡Agua hirviendo! Sólo que habían reaccionado en forma diferente.

La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había hecho blanda y fácil de deshacer. Los huevos habían llegado al agua frágiles, su cáscara fina protegía su interior líquido: pero después de estar en el agua hirviendo, se había endurecido. Los granos de café, sin embargo, eran únicos: después de estar en agua hirviendo, habían cambiado el agua.

¿Cuál de los tres elementos eres tú? Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿Cómo respondes? Le preguntó a su hija. ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero cuando la fatalidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que empieza con un corazón maleable, con un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación o un despido se ha vuelto duro e inflexible? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargada y rígida, con un espíritu y un corazón endurecido? ¿O eres un grano de café? El café cambia el agua hirviendo, el elemento que le causa el dolor. Cuando el agua llega al punto máximo de ebullición el café alcanza su mejor sabor y aroma.

Ojala logres ser como el grano de café, que cuando las cosas se pongan mal, tu puedas reaccionar de forma positiva, sin dejarte vencer por las circunstancias y hagas que las cosas de tu alrededor ¡mejoren!

¿Tu que elemento eres? ¿Como reaccionas antes los problemas diarios? ¿En que te conviertes: en huevo, en zanahoria o café?

Publicat dins de Recursos Humans | Envia un comentari

¿Qué hacer cuando el jefe no está en la oficina?

“>

Publicat dins de Recursos Humans | 2s comentaris

¿Cuál crees que es tu sueldo?

Sueldo Cebolla:
Lo ves, lo agarras…y te pones a llorar.

Sueldo Canalla:
No te ayuda en nada, sólo te hace sufrir, pero no puedes vivir sin él.

Sueldo Dietético:img_5132
Te hace comer cada vez menos.

Sueldo Ateo:
Ya dudas de su existencia.

Sueldo Mago:
Haces un par de movimientos y … ¡desaparece!

Sueldo Tormenta:
No sabes cuando va a venir, ni cuanto va a durar.

Sueldo Humor Negro:
Te ríes para no llorar.

Sueldo Preservativo:
Te corta la inspiración y te quita las ganas.

Sueldo Impotente:
Cuando más lo necesitas, te abandona.

Sueldo Menstruación:
Viene una vez al mes y dura 3 dias.

Sueldo Walt Disney:
Hace 30 años que esta congelado.

* Extraído de www.factorhuma.org

Publicat dins de Recursos Humans | Envia un comentari

El manual de los marrones

Si alguna vez os han echado un marrón encima… yo creo que este manual os puede servir de ayuda para visualizar quien es el browned y quien el browner, entre otras cosas interesantes :)

“Manual de los Marrones”

* El documento está sacado de la web http://www.factorhuma.org

Publicat dins de Recursos Humans | Etiquetat com a | Envia un comentari

Gestión de los equipos humanos en situación de crisis

Hace poco estuve en un curso que hizo Pimec y que lo llevó a cabo María Antonia Carmona, consultora especializada en consultoría, formación y coaching. Una excelente ponente que por fin he tenido el lujo de oírla en un curso.  El curso en cuestión trataba de la “Gestión del equipo humano en tiempos de crisis” y conseguimos aprender realmente, como gestionarlo. Las bases son las siguientes:

– Conocer la situación en la que nos encontramos al dedillo para poder informar adecuadamente
– Preveer y planificar los cambios que van a suceder (siendo siempre positiva)
– Poner objetivos e informar de ellos
– Mejorar la comunicación (dirigirnos a los demás en su mismo nivel: auditivo, visual, quinestésico)
– Pensar como, a quién, cuando y dónde se informa
– Pensar a través del marqueting mix
– Aportar opciones a los que se van y dar seguridad a los que se quedan
–  Generar imagen positiva y reducir posible agravios
– Hacer coach a los mandos intermedios para que puedan informar adecuadamente
– Dar feedback de los cambios hechos y los resultados obtenidos.

Por último comentar que fue un curso excelente con muchos ejemplos y María Antonia lo dinamizó de forma excelente para que no fuera complicado seguir el ritmo.  Y todo y ser un curso que estaba en Barcelona, que me costaba una hora de viaje, fue un placer participar en su curso.

Publicat dins de Recursos Humans | Envia un comentari